Registrarse

Fiesta con dos perras (relato erótico de zoofilia)

Relatos eróticos de zoofilia

Moderador: Claudio

Mensajes: 169
Registrado: Mié May 26, 2010

Fiesta con dos perras (relato erótico de zoofilia)

Nota Lun Sep 06, 2010

por Adrián
Empezaba a tener curiosidad por el sexo, poco a poco va ganando confianza con sus mascotas.

Hola, mi nombre es Adrián, soy de Córdoba (provincia Argentina) y les tengo una historia que contar acerca de mis experiencias zoofílicas.

Todo comenzó hace dos pares de años, cuando mis curiosidades sexuales comenzaban a aflorar. Yo tenía (y las sigo teniendo en la actualidad) dos perras no muy grandes ya que son de esas razas pequeñas de las cuales una es común de color negro y la otra es una imitación de pequinés digo imitación porque se parece a la misma raza, es bien marroncita y su carita chatita. No voy a dar los nombres de estas, ya que recomiendo mucho esta página a las personas y no quiero que me descubran. Las dos, ya estaban en una edad como para copular con machos de su especie, a las dos les venía al mismo tiempo y dejaban muy calientes a los perros de afuera, quienes se las quería voltear pero no podían, porque el frente de mi casa tiene rejas y por esa razón no se las podía montar.

Yo, un día, jugando con ellas en el suelo del interior de mi casa me doy cuenta que mientras jugábamos, una de las dos se detenía a olerme en la entrepierna, cosa que no le di importancia, ya que yo soy muy cariñoso con los animales y también me revolcaba con la gata (No piensen mal, entre mi gata y yo sólo hay amistad) y pensé que estaría sintiendo su olfato. Durante días estuve pensando en esa sensación del hocico de la perra frotando mi pantalón, yo no sabía sobre la existencia de la zoofilia por lo que no pude calificarme. Con cada pensamiento de lo que pasó ese día se me erectaba (Yo en esa época era muy pajero), pensé que me estaba volviendo loco pero me daba asco pensar que una perra me lamería el pene. Un día, yo muy caliente (debido a que no me masturbé durante una semana) y para quitarme las ganas esperaba a que la casa quedara sola para mí para hacer lo que yo quiera hasta que se hizo. Encendí el equipo de audio y disfrutaba estar solo (cosa que a mi me encanta, la soledad) y se me ocurrió una idea; Hice entrar a las dos perras y ellas, mirándome y moviendo la cola esperando que le diera algo de comer o les diera cariño, les di otra cosa, algo que estaba muy caliente, ya erecto por los pensamientos que tenía en mente, apagué el equipo y me bajé el pantalón. Las perras se desesperaron al ver mi pene al aire libre y me desnudé completamente me tiré en el piso boca arriba, quietecito y lo primero que hicieron las dos fue olerme la pija y lamerlo desesperadamente, yo estaba temblando de los nervios no sé porque pero estaba temblando, mientras me la lamían yo disfrutaba como un perro caliente por una perra, sus lenguas en mi pene me daban una sensación no sé de que pero a medida que me lamían me calentaban más y más. Pero la perra negra se ponía celosa que la otra me lamiera también así que la miró y le gruñó, la otra se alejó lentamente mientras la negra me la seguía lamiendo, a mí me daba pena qua la otra se quede sin fiesta así que me puse en cuatro y la negra me empezó a lamer el ano y la otra se dedicó a mi pene así tuve el mayor gozo hasta entonces.

Yo no daba más, me lamían con más y más fuerza y yo como el perro caliente que soy, lo disfrutaba, estuvimos buen rato los tres gozando de esta minifiesta hasta que dejaron de lamerme, yo seguía caliente no sabía que hacer... Si me masturbaba, se acababa todo pero no tuve más remedio: alguien en algún momento tendría que aparecer y yo, desnudo en la sala con las dos no hay ninguna excusa que dar. Así que me masturbé y mientras me masturbaba miraba a las perras, ellas estaban esperando que algo saliera de mí, cosa que empecé a dudar mientras me la hacía porque las perras nunca follaron con algún perro que yo sepa. Yo estaba masturbándome boca arriba hasta que acabé llenado mi pecho y mi abdomen de semen calentito y me gustó estar cubierto de mi propio semen y con las manos me la enbarré más. Las perras al ver el líquido esparcido por la superficie de mi cuerpo se acercaron rápidamente y, entre las dos, me empezaron a lamer, yo seguía gozando mientras me limpiaban: lamieron mi pecho, mi abdomen, limpiaron mi pene erecto y brillante, también a la negra se le dio por lamerme las pelotas, me excitó bastante y sentí que me encontraba en el cielo. Luego de que ya me limpiaran todito me fijé si quedaba alguna evidencia de lo ocurrido y saqué a las dos al patio me di una ducha y esperé a que algún humano apareciera cosa que pasó enseguida, aparecieron mis padres.

Luego de unos años, cuando mis padres compraron a Sandra (Así le puse a mi pc ; ) entrando a Internet encontré información acerca de una tendencia que tienen los humanos hacia sus animales que se llama zoofilia, yo hasta la actualidad sigo teniendo estas relaciones con mis perras aunque ellas ya están envejeciendo, yo me considero un zoofílico y me gusta serlo, también creo que soy algo bisexual ya que me están interesando las vergas y las conchas. También estoy interesado en comprar un canino macho ya saben para que, bueno espero que mi relato los haya calentado y corrido pueden contactarme para comentarme acerca de sus experiencias con sus animales y no sean tímidos en confesarlos.

Volver a Relatos eróticos Zoofilia

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados